viernes, 28 de abril de 2017

Enseñame-lo papi...









Como te decía chiquita rica: 
La mujer poco a poco fué dejándose acariciar, mientras nos encontrábamos sentados en las butacas del cine... la sala, que proyectaba la última función de las 23:00 p.m. se encontraba apenas con 10 parejas y la obscuridad se volvió mi cómplice... La mujer entonces abrió sus piernas y recargó inocentemente su mano izquierda en mi muslo. por lo que mi mano derecha rodeó sus hombros. Ella aceptó de facto. mi pene empezó a ponerse duro y la chica respiraba agitada. Mientras abrazaba a la muchacha en el cine, mi mano izquierda logró subir el suéter  y liberar una de sus tetas ¡un poco grandes que las tenía! su gran bubi estaba bien firme, su pezón durísimo y  erguido...
Entonces, dejo de hacerse la tímida y sus manos tomaron mi cabeza apretándola hacia sus pechos. Mientras yo le mamaba con gula su seno. y le sacaba el otro para seguir acariciándolos ya con todo descaro. Ella al fin colocó una mano en mi verga y acarició la punta con sus dedos, _oooohhhh ¡que sensación tan placentera! -me dije- entonces me hizo una pregunta: 
chica: _ papi, quiero ver tu verga pero con suficiente luz,  no aquí, salgamos por el pasillo y acerquémonos  al baño... 
Yo me sorprendí por su petición, creí que allí mismo tomaría mi pene con sus manos lo masturbaría  un rato y después me haría un delicioso sexo oral... Quedé sorprendido y encantado con la idea, por lo que accedí e inmediatamente le contesté.
 yo: _ ¡con mucho gusto cariño! 
acto seguido, se arregló la ropa y ambos nos encaminamos hacia el pasillo.  Ella iba  entre la penumbra seguido de mi, cuando llegamos al final del pasillo que también era una parte obscura,  Yo aproveché, la abracé por detrás, recargué mi cuerpo en su minifalda y mi verga llegó a posarse entre sus  nalgas, la muchacha sintió traspasar mi virilidad a través de la delgada tela... Se detuvo un momento y movió su culito. 
ella: _mmmhhhh ¡que rico papi! -exclamó  en un murmullo- Acto seguido, me agarró de la mano y salimos al vestíbulo del cine. Allí, a la luz del lugar nos vimos por primera vez y la verdad, me impresiono su belleza: tez blanca, rubia, de estatura regular, ojos negros, muy alegres y un rostro angelical... Estaba muy guapa la mujer y no rebasaba los 35 años, tenia muy buen físico, de eso me había dado cuenta en la obscuridad, pues ya lo había recorrido con mis manos y mi verga estaba muy entusiasmada...
 La rubia me miró de arriba a abajo y pareció complacida con mi figura, 1.65 de estatura. moreno, delgado, ojos cafés y cabello negro quebrado. Lo que llamó mi atención fue que su mirada se detuvo en mi verga que seguía parada y exigiendo acción... Entonces la guapa mujer me abrazó y besó con ardor, yo me dejé llevar devolviendo el beso y empujando mi hombría hacia su pelvis... 
yo: _ ¡que sabrosa estás amiga! le confirmé sonriendo un poco nervioso por la excitación. la chica rió con picardía. Luego entonces, me jalo hacia una oficina ubicada junto a el baño de mujeres, a la cual me invitó a entrar, pero antes, me pidió que le enseñara mi verga.
 ella: _ Anda, enséñame papi... dijo, mientras me acariciaba y bajaba el ziper de mi pantalón. Mi verga al fin fué liberada, la chica del cine rápidamente le echò una ojeada y la  tomó en sus manos.  El glande rosado creció mas si puede decirse, y las venas del cuerpo cavernoso se hincharon... Mi instrumento de no mas de 16 centímetros estaba al máximo de su potencial en esa edad dorada de los 25 años... La boca de la guapa mujer salivó de lujuria y con voz pastosa abriendo la puerta de la oficina me cedió el paso 
ella: _después de usted caballero... 
Entonces entré, disfrutando de antemano la deliciosa cogida que estaba por iniciar.  La puerta, que resultó ser la oficina de la Gerencia, se cerró e ipsofacto, sucedió lo inevitable. La chica, mas tarde me confesaría que los penes muy grandes solían ser torpes y poco eficientes, el movimiento era interrumpido constantemente, que le resultaba muy doloroso y poco  placentero...  En cambio mi verga por su tamaño, era del tipo de trabajo rudo, ratonero, enjundioso, de alto rendimiento y, no se equivocó... Por supuesto, nos seguimos viendo por un buen tiempo hasta que, la cambiaron de cinema. ah! que tiempos aquellos...




recuerdo 1980 México xxx














No hay comentarios:

Publicar un comentario